Alitas de pollo estilo cajùn

1º Quemar las alitas con un soplete o con fuego directo de la estufa los pelillos o trozos de pluma que pueden haber quedado,  cortar por los cartilagos y elegir los dos trozos de la ala que tienen más carne y reservar lo que queda para hacer un caldo de ave.                           

 

  2º Calentar a máxima potencia la plancha o  una sartén antiadeherente y  agregar un poquito de aceite de oliva. Añadir las alitas previamente cortadas y sazonadas con sal y piminenta negra y cocinarlas, una vez que estén doradas sacarlas y disponerlas en un recipiente amplio.                                                 

3º Agregar a las alitas frìas una mezcla de especias cajún (típicas de la cocina de sur de EE UU) pimentón de la vera ahumado, comino, gengibre y un poco de aceite de girasol para humectar e impregnar las especias en la carne de las alitas; remover todo el conjunto energicamente.

 

4º Introducir una cantidad determinada de alitas en bolsas de vacio-cocción  (que aguantan temperaturas de hasta 120 ºC en un medio líquido o vapor) luego sellarla al 100% de vacío.    

 

5º Disponer las bolsas de vacío selladas en rejillas de horno dejando espacio entre ellas para que el calor y el vapor llegue a todo el producto, y después introducirlas en el horno a 90 ºC durante dos horas.                                                                                 

 6º Cuando termina la cocción abrir  el horno con cuidado, sacar las bolsas con las alitas dentro y ponerlas en un recipiente con agua y hielo para bajar de temperatura del producto, dejar una bolsa caliente y proceder a emplatar las alitas con un poco de su propio jugo de la cocción  y  semillas de pimienta rosa y negra y unas hojas de salvia.  

 

Para esaltar sus sabores especiados acompañar el plato con una refrescante cerveza modelo lager mexicano.

 


Llamar

E-mail

Cómo llegar